Bendita locura

Decía Erasmo de Rotterdam que lo que mantiene al mundo en movimiento, la fuente de la vida, es la locura, y que de ella provienen las decisiones que nos provocan las mayores satisfacciones de nuestra vida. Partiendo de esta base, nos resultará más fácil comprender la motivación que lleva a un grupo de amigos a dejarse cada año la piel por sacar adelante un festival de música sin más recompensa que la del trabajo bien hecho.
Porque eso es lo que hay detrás del Armadiña Rock, trabajo e ilusión; el trabajo desinteresado de un grupo de personas que invierten su esfuerzo y su tiempo para superarse en cada edición, y la ilusión que conlleva organizar algo cuyo objetivo es hacer feliz a los demás, en este caso a través de la música.
Pero el Armadiña Rock es algo más que un festival  de música, es un punto de encuentro, o, mejor dicho, de reencuentros. Cada año aprovechamos el festival para ponernos al día, para contarnos cómo nos va la vida, para intercambiar impresiones y entablar conversaciones sobre proyectos laborales y vitales; porque detrás del festival hay un grupo heterogéneo de personas para las que, en algunos casos, el Armadiña Rock es el único nexo de unión entre las mismas.
En una sociedad como la actual, en la que el dinero ha sustituido a la pasión como el motor que mueve el mundo, se ha de otorgar un mérito mucho mayor a iniciativas como esta. Este año, cuando estés disfrutando de los conciertos, piensa que estás en un festival que es diferente a cualquier otro en el que hayas estado antes, porque en el Armadiña Rock, las verdaderas estrellas no aparecen en el cartel.
Iván Tomé

Pra continuar usando este sitio web, tes que estar de acordo co uso de cookies. more information

As propiedades das cookies nesta páxina está postas como "permitido cookies" para dar a mellor navegación posible. Se ti continuas usando o sitio web sen cambiar as propiedades das cookies or premendo "Aceptar", indicará que estás de acordo con iso

Close